FIESTADEBODAS.COM

Cómo conservar el bouquet si no quiero lanzarlo CINCO MÉTODOS PARA PRESERVAR EL RAMO DE NOVIA

18/12/2016
ASTRID SEIJAS ASTRID SEIJAS
EDICIÓN: MARIELIS ARTEAGA

El ramo de la novia es uno de los elementos más observados durante los casamientos puesto que su estructura no solo es sinónimo de elegancia, sino de sofisticación, además es el complemento perfecto para el outfit nupcial. Tradicionalmente, el bouquet es lanzado a las solteras en la recepción, sin embargo, esto no siempre tiene que ser así, pues hay muchas novias que desean conservarlo tras el gran día, pero ¿cómo hacerlo? ¡No te preocupes! y descubre algunas alternativas ideales para ti.

Cómo conservar el bouquet si no quiero lanzarlo - Cinco métodos para preservar el ramo de novia

1. PRESERVACIÓN EN FRÍO

Esta técnica consiste en congelar las flores a una temperatura inferior a los 40 grados y luego cerrarlas en una caja al vacío. Es un proceso superfácil que debes repetir varias veces para obtener los resultados deseados. ¡Tu ramo lucirá hermoso como el primer día!

Cómo conservar el bouquet si no quiero lanzarlo. Imagen 2

2. LIOFILIZACIÓN

La liofilización es un procedimiento que consiste en colgar tus brotes boca abajo y dejarlos secar en un lugar seco de tu casa, donde reciban el mínimo de luz. Cuando se les quite toda la humedad los rocías con un aerosol de barniz o laca. ¡Rápido y sencillo!

Cómo conservar el bouquet si no quiero lanzarlo. Imagen 3

3. PRENSADO

¿Conoces el método prensado? Es una de las alternativas más eficaces para preservar las flores. Para llevarlo a cabo es necesario desecar los especímenes por separado por lo que debes deshacer el ramo y colocar las florecillas separadas por papel. Luego, encima dispón un objeto pesado como un libro grueso o un trozo de madera que ejerza presión sobre las florecitas. Cada cierto tiempo, cuando los ejemplares pierdan humedad, reemplaza el papel. ¡Obtendrás magníficos resultados!

Cómo conservar el bouquet si no quiero lanzarlo. Imagen 4

4. GEL DE SÍLICE

El gel de sílice son pequeñas bolitas que tienen como función absorber la humedad, lo que las hace ideales para preservar tu bouquet. El procedimiento es simple; toma un recipiente de vidrio o metal e introduce unos ocho centímetros de gel de modo, luego introduce los especímenes de modo que queden totalmente cubiertos. Deja reposar durante dos o tres días y procede a remover el exceso de polvo con un pincel.  ¡Lucirán fantásticas!

Cómo conservar el bouquet si no quiero lanzarlo. Imagen 5

5. RAMOS IDÉNTICOS

Si no quieres decepcionar a las invitadas por no lanzar el ramo, esta idea es perfecta para ti. Se trata de elaborar dos ramos idénticos o en su defecto, similares; uno para ti y otro para obsequiarlo a una de tus íntimas amigas, quienes seguramente estarán muy felices cuando sea el momento de atraparlo, durante la recepción.

Cómo conservar el bouquet si no quiero lanzarlo. Imagen 6

Comentarios